Cada vez más cerca del autoconsumo en España

Después de muchas idas y venidas, parece que empieza a vislumbrarse la posibilidad de producir nuestra propia energía en casa. Se ha aprobado un nuevo Real Decreto que simplificará los trámites para introducir pequeñas instalaciones de generación eléctrica en el sistema (inferiores a 10 kW).

Aunque aún no se regule el autoconsumo, con esta iniciativa se está dando un paso más hacia un sistema más abierto de producción energética. Al irse introduciendo poco a poco estas pequeñas plantas, el actual modelo centralizado de grandes instalaciones eléctricas dará un giro hacia un sistema de generación cada vez más distribuida.

De esta forma quedan preparadas las condiciones que permitirán que cada vivienda consuma su propia energía a partir de paneles solares o torres minieólicas. Se conseguirá así una mayor autonomía frente a las compañías eléctricas. Eso sí, el pequeño productor de energía deberá avisar a la empresa distribuidora antes de conectar la instalación en un plazo determinado y suscribir un contrato técnico de acceso.

Balance neto:

Se maneja también un concepto interesante: el “balance neto”. Este modelo funciona desde hace tiempo en países como Alemania y EE.UU y consiste en calcular la diferencia entre lo que cada pequeño generador consume y el sobrante de autoproducción que puede volcarse a la red general.

Aun así, conviene destacar que todavía no se explica el procedimiento detallado (administrativo, técnico y económico) para el suministro en balance neto, pero han previsto aprobarlo en los próximos cuatro meses. De momento sólo se trata de unos preparativos para que próximamente sea finalmente regulada la generación distribuida.

Ventajas para el sistema y los consumidores:

El paso de un sistema centralizado a uno distribuido reduce el gasto procedente de las pérdidas en el transporte y distribución desde las grandes instalaciones energéticas. Puesto que la energía se consume en el mismo lugar donde se genera, se ahorran las inversiones económicas en transporte y distribución. Con la implantación de energías renovables en nuestras viviendas podremos conseguir que entre la energía gastada y la aportada por cada vivienda exista un balance positivo limitando así las emisiones de carbono y permitiéndonos aprovechar una buena cantidad de energía sobrante.

En cualquier caso, podemos decir que estamos ante un avance importante. Ya falta menos para conseguir que el autoconsumo energético en España sea algo de lo que todos podamos beneficiarnos. Os animamos a demandar este tipo de energía en vuestros hogares para conseguir que este cambio legislativo se convierta en una realidad.

Fuentes:
MITYC
Laborener
Energía Solar España

Imagen:
Peter Blanchard