¿Has pensado que tus reliquias de familia son sostenibles?

Hace unos meses Ana Martínez Nebot escribía en su blog del país sobre outlets para conseguir muebles y productos de lujo a bajo precio. En su artículo se preguntaba si lo que nos fascina es sólo el lujo o la calidad y con una frase de su abuela: “Compra como rico para que te dure como pobre” nos convencía de que la calidad es gran estrategia sostenible. Como le comentábamos entonces: siempre se habla de reciclar, reutilizar, etc pero se nos olvida que una de las prácticas más sostenibles es conservar, y para ello hace falta calidad. Y una forma de relacionarse con los objetos, más personal.

Pero no sólo con los objetos también podemos pensar en relacionarnos así con las máquinas, las casas, las soluciones constructivas, etc. De hecho, uno de los principios de diseño de la Open Source Ecology, una organización dedicada a construir máquinas con licencias abiertas que permitan vivir en pequeñas sociedades sostenibles, es el Heirloom Design, que se podría traducir como diseño de reliquias. De objetos que pasan de generación en generación por su calidad, fucnionalidad y belleza.

En mimbrea nos ha parecido algo tan obvio que queremos incluirlo como una de las ideas clave para una vivienda y construcción sostenibles.

Saul Grifftith, fundador de la web Instructables, entre otras muchas actividades, puso de moda este término allá por 2009. Reclamando objetos, casas y máquinas “hechos para durar generaciones“. De hecho planea dejar a su hijo un Rolex y un bolígrafo Mont Blanc y decirle que son los únicos reloj y bolígrafo que podrá usar en los próximos 100 años. Una estrategia algo arriesgada si el niño tiende a perder cosas, pero eficaz en cuanto al mensaje: si miramos a los números y entendemos toda la energía que está embebida en la fabricación y diseño de un objeto entendemos que la durabilidad es un factor clave para su sostenibilidad. Vale la pena leer la entrevista que le hicieron en la revista Good (en inglés).

Más cerquita, culturalmente hablando, el diseñador industrial Curro Claret también habla sobre cómo nos relacionamos los usuarios con los objetos y cómo esa relación afecta a su diseño, y viceversa. Os dejamos la entrevista (que está en Catalán) para la exposición Low Cost: Libres o cómplices, también en 2009. Hablando sobre el low-cost en la industria, entre otros temas cuestiona el modo en que el modelo Ikea trata la relación objeto-usuario, porque crea una relación de usar y tirar con los objetos.

Una opinión más a favor del “objeto heredable” pero y tú ¿eres más de objetos con poca huella y que duren poco o de objetos para el recuerdo?. ¿Tienes reliquias de familia en casa? O, ¿es la propia casa y su construcción una reliquia?

Imágenes: Copyright de Borja García de su diseño Ernest. Un escritorio que nace, en nuestra opinión, como un clásico pensado para durar generaciones.

Comentarios - 6

  1. Pingback: TEJE TU MUEBLE II: LAS HISTORIAS DE LOS MUEBLES REPARADOS Y VERSIONADOS | silerus

  2. Pingback: Hermandad de mercaderes, Comunidad de libres

  3. Pingback: Consecuencias de escribir un blog: el futuro llama a tu puerta - Colabores.Net

  4. Pingback: Resumen de la semana – 12/04/2013 | mimbrea

  5. Me encanta me encanta! Una nueva forma de relacionarse con los objetos, eso rompe totalmente con las estrategias de “usar y tirar” y asociadas al low-cost, que llevan muchas otras ideas implícitas (consumo por consumo, no cuidado de los productos, lo masivo, personalizan la publicidad pero y qué pasa con la relación con el producto en sí…). Siempre he pensado que cada mueble debería llevar incorporado como un “manual de uso y cuidados”.. quizá sería una buena para una colección de muebles “mimbrea”? 😉 Genial artículo!!

    • Gracias Laura! sería genial lo del manual, que además podría incluir instrucciones para de modificaciones, reemplazo de piezas, etc… Habrá que estudiar eso de la línea de muebles… 😉