Mi “viaje” en Mimbrea, un rascacielos modular

Hace aproximadamente medio año empecé con el programa de aprendices de Mimbrea. Una experiencia que está siendo muy enriquecedora e interesante, y que mediante la orientación y formación que me está proporcionado Ester Gisbert, directora de esta revista, me está posibilitando ver que mi futura profesión, Ingeniero de Edificación, puedo aplicarla de otra manera en mi vida profesional a la ya preestablecida.

Desde el principio Ester ya me insistía en que lo más importante es hacer tu pequeño bloc de ideas y descubrimientos, al que en un futuro poder recurrir en busca de información. Me he visto en la situación, y he podido comprobar lo gratificante que ésto resulta.

Escribir, o por lo menos intentarlo, una entrada semanal, también me ha supuesto rebuscar entre información sobre sostenibilidad y ecoconstrución quedándome con lo que más me ha interesado y plasmándolo, con más o menos éxito, en entradas que tan pronto enumeraban los beneficios de la madera, como explicaban formas de proporcionar luz natural a tu vivienda. Todo un poco mezclado, y a veces con falta de coherencia del conjunto, pero todo, supongo, actuando como catalizador de lo que ha devenido al final esta aventura, tirarme a por lo modular y sostenible.

Por eso, la imagen que encabeza este post creo que representa perfectamente este “viaje”, y encontrarla es el resultado de una de estas búsquedas de información que tanto me han servido para saber cada día un poco más sobre el mundo entorno al que gira este medio digital. La imagen es un rascacielos (siempre me han apasionado los edificios en altura) en el que cada planta es diferente a la otra, en el que se entremezclan los principios de la biocontrucción, con los de la biomímesis y la eficiencia energética, todo de forma un tanto desordenada y caótica, pero que en conjunto tienen un sentido y un propósito, aportar una solución al crecimiento de la densidad de las ciudades que se espera para el futuro. En mi caso, abrirme paso profesional en el universo de la sostenibilidad.

La imagen corresponde al rascacielos que el estudio Arup intuye será el modelo de rascacielos para 2050. Proponen un rascacielos totalmente sostenible, “vivo”, como ecosistema urbano dónde aparte de producir energía y comida para sus ocupantes, el mismo edificio les proporciona aire y agua limpia. Todos estas premisas no aportan nada nuevo a lo que actualmente son las ideas con las que se venden los edificios en altura, ya sea con buen propósito o con una mera intención comercial.

Lo interesante de la visión que tiene este estudio, y que toca de lleno con la rama de la sostenibilidad en la que yo intento introducirme, la construcción modular sostenible, es cómo imaginan el edificio como una gran estantería. El concepto es muy sencillo, una estructura central donde cada planta es un “estante” en el que ir colocando los módulos prefabricados. Estos módulos, serán hechos a medida para los ocupantes, y reparados, reformados y sustituidos por robots autónomos. Además proponen que los pequeños componentes del edificio sean creados en el lugar digitalmente para una rápida personalización, un claro guiño a la impresión 3d. Todo el conjunto forma un rascacielos ecléctico, futurista, y dónde toda la información sobre la producción de energía y el consumo de los recursos se proyecta en su fachada.  En este enlace está el dossier de la propuesta.

Esta imagen de rascacielos me recuerda a un proyecto de “arte” colectivo que apareció hace unos 10 años, llamado Mrwong Soup Apartment, en el que cada usuario podía diseñar una planta del que pretendía ser el rascacielos más alto del mundo virtual, y dónde cada uno utilizaba su planta para denunciar políticas o promocionar su página web. Ahora, con el proyecto terminado, alcanza los 2km de “ciberaltura”, pero su estética caótica y su diseño “pixel art” tiene cierto parecido con esta propuesta de Arup.

¿Es tan descabellada la idea de un rascacielos modular? ¿ La situación ecómica global nos aleja de proyectos de este tipo aunque sean a largo plazo? Yo no lo veo una idea descabellada, pues edificios en altura modulares ya se están construyendo en al actualidad. Eso sí, la parte en la que los robots voladores colocan lo módulos creo que es la parte más inverosímil de la propuesta.

Bueno, yo voy a seguir con lo pies en la tierra y con el programa de aprendizaje de Mimbrea con Ester, a la que estoy infinitamente agradecido 😉

Imagen: Copyrigth de Arup

Fuentes: archdaily.com , blog.primate.es

 

Comentarios - 4

  1. Gracias a ti! Creo que todos estamos aprendiendo en este programa 🙂

    Me ha encantado cómo lo cuentas, con esta referencia que en sí misma en su signo de los tiempos. Porque, más que un proyecto, parece un análisis e informe de las tendencias de futuro que ya pueden adivinarse ahora.

    Siguiendo ese hilo, si te fijas, en el proyecto ya no importa la forma, su planta es como un garabato cualquiera, importa el contenido, los sistemas y ciclos, la tecnología, el uso… Lo que me da que pensar que ésto mismo puede aplicarse a la ciudad entera, no sólo a nuevos edificios ni tampoco sólo a rascacielos…

    Por ejemplo, el otro día leía sobre los Robin Hood Gardens en Londres, que finalmente fueron demolidos después de una larga controversia. Aunque hay otros factores de trás de su demolición y su fallo como lugares donde vivir, el más “objetivo” fue su desactualización tecnológica. Se valoró mucho cuánto costaría remodelar y cuánto demoler y volver a construir. la cuestión es que parece ser que la estructura estaba perfecta. Si se hubiera pensado de esta forma modular en principio, se podría haber ido arreglano poco a poco.

    Y es que, en la actual industria de la construcción, estructura y “relleno” se piensan unidos cuando son dos elementos de vida útil de escala totalmente diferente. Una estructura bien hecha puede durar hasta 100 años bien mantenida, en cambio, paredes, revestimientos, ventanas, sistemas tecnológicos,… durarán 10, 20 como mucho. Incluso la responsabilidad civil sobre esos elementos refleja ésto siendo 50 años para la estructura y 10 para el resto.

    Para la arquitectura modular “de relleno” este es un punto clave. Si te interesa, has de ver el trabajo de Habraken y su Teoría de soportes, incluso el de Yona Friedman, que es un poco más loco pero también interesante 🙂

    Bueno, enhorabuena por el trabajo y la mejora de estos meses y seguimos!!

    • Hola Ester! gracias por comentar 🙂 y estoy contento que te haya gustado el post!

      Que pena que demolieran los Robin Hood Gardens si la estructura estaba perfecta…! Parece ser que hay un documental sobre ellos de la BBC de 1970, a ver si lo encuentro y le echo un vistazo. El enfoque que le has dado con el tema de la vida útil me parece interesantísmo! no se me había ocurrido, y tienes toda la razón! Por qué pensarlo unido si tiene vidas útiles MUY diferentes! Sería una solución para infinidad de estructuras que están perfectas pero sus condiciones de habitabilidad y uso están totalmente desactualizados, y para todas esas estructuras “zombies” que el boom del ladrillo y su posterior crisis ha dejado.

      Ya pensaba que con prefabricado sostenible modular, era a lo más concreto que podía llegar, y ahora resulta que le puedo añadir “de relleno” si abre otro campo enorme! El trabajo de Yona Friedman me ha parecido super divertido, como tu dices un poco loco, pero por lo menos en papel chulísimo. Y la propuesta y teoría de Habraken tendré que mirarlo más porque no termino de entenderla.

      Gracias Ester! un momntón de temas interesantes sobre los que investigar en un solo comentario! 😀
      Seguimos!

  2. Me encanta este post. La idea de crear edificios a medida, funcionales, ecológicos y sostenibles, sin mencionar el impresionante resultado artístico de la diversidad.
    Me gusta que lo hayas reflejado desde una perspectiva personal.
    Sigue escribiendo y descubriéndonos cosas interesante.
    ¡Enhorabuena!

    • Gracias por comentar!
      Me alegro que te haya gustado y que se haya entendido el paralelismo que le intentaba dar al tema del rascacielos modular y a mi experiencia en Mimbrea. Gracias por los ánimos! Un gran chute de energía 😉
      Saludos!